El mejor ejercicio para prevenir el Alzheimer

Alzheimer y ejercicio físico

Se sabe desde hace tiempo que el ejercicio regular desempeña un papel clave para mantener a raya la demencia y la enfermedad de Alzheimer. De hecho, es tan importante que algunas fuentes médicas lo ubican en el primer lugar entre los “Seis pilares de la prevención del Alzheimer”.

Los otros cinco pilares son compromiso social, dieta saludable, estimulación mental, sueño de calidad y control del estrés.

El ejercicio físico regular puede reducir el riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer hasta en un 50 por ciento, según la Fundación de Investigación y Prevención de Alzheimer (ARPF). Esta organización sin fines de lucro con sede en Colorado señala que una persona es diagnosticada con Alzheimer cada 65 segundos. La enfermedad de Alzheimer provoca pérdida de memoria y dificultad para pensar, y causa hasta el 70 por ciento de todos los casos de demencia.

El ejercicio puede retrasar un mayor deterioro en las personas que ya han comenzado a desarrollar problemas cognitivos. El ejercicio protege contra el Alzheimer y otros tipos de demencia al estimular la capacidad del cerebro para mantener conexiones antiguas, así como para hacer nuevas.

Sin embargo, mantenerse saludable a través del ejercicio requerirá mucho sudor. Debes apuntar al menos a 150 minutos de ejercicio de intensidad moderada cada semana. El plan de ejercicio ideal implica una combinación de ejercicio cardiovascular y entrenamiento de fuerza. Para los principiantes, una excelente manera de comenzar es caminando o nadando.

Curso: Terapia con muñecas en demencias

Los niveles moderados de peso y entrenamiento de resistencia aumentan la masa muscular y ayudan a mantener la salud del cerebro. Para las personas mayores de 65 años, agregar al menos dos sesiones de fuerza a su rutina semanal podría reducir a la mitad el riesgo de Alzheimer.

De todos los cambios en el estilo de vida que se han estudiado, hacer ejercicio físico regularmente parece ser una de las estrategias más efectivas para reducir el riesgo de una persona de contraer demencia.

Tipos de ejercicio

Ahora que conoce el valor del ejercicio regular para prevenir el Alzheimer, también debemos saber qué ejercicios serán adecuados para poner en práctica.

Varios estudios sugirieron que el ejercicio aeróbico, o ejercicio que aumenta la frecuencia cardíaca, en adultos de mediana edad o mayores ha llevado a mejoras en el pensamiento y la memoria. Los ejercicios aeróbicos también parecen tener tasas reducidas de demencia.

El yoga también se recomienda por su capacidad para mejorar la salud del cerebro. Un análisis reciente sugirió que el yoga puede ser tan efectivo como el ejercicio aeróbico para la salud del cerebro. Un estudio publicado en la revista Brain Plasticity sugirió que el efecto del yoga sobre la salud cerebral podría ser tan beneficioso como el ejercicio aeróbico.

Para llegar a esta conclusión, el estudio se centró en 11 estudios sobre la relación entre la práctica del yoga y la salud del cerebro. Cinco de los estudios involucraron a personas sin antecedentes en la práctica del yoga en una o más sesiones de yoga por semana durante un período de 10 a 24 semanas. Comparó la salud del cerebro al comienzo y al final de la intervención.

Los otros estudios midieron las diferencias cerebrales entre las personas que practican yoga regularmente y las que no. Todos los estudios incluyeron Hatha yoga, que incluye movimientos corporales, meditación y ejercicios de respiración.

“A partir de estos 11 estudios, identificamos algunas regiones cerebrales que aparecen constantemente, y sorprendentemente no son muy diferentes de lo que vemos con la investigación del ejercicio”.

Según la autora de la investigación, muchos estudios que analizan los efectos cerebrales del ejercicio aeróbico han demostrado un aumento similar en el tamaño del hipocampo con el tiempo. El hipocampo está involucrado en el procesamiento de la memoria y se sabe que se encoge con la edad.

“También es la estructura que primero se ve afectada en la demencia y la enfermedad de Alzheimer”.

Para respaldar estos hallazgos hay un estudio publicado en el Journal of Alzheimer’s Disease, que encontró que el yoga y la meditación son más efectivos que los ejercicios de memoria para prevenir el deterioro mental que a menudo precede al Alzheimer.

FUENTE: qmayor.com