Pautas para prevenir la demencia de la OMS

Recientemente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió un informe de 78 páginas que detalla las actividades que ayudarán (y también las que no lo harán) a reducir el riesgo de demencia, una condición que afecta principalmente a las personas mayores  y para la cual no existe un tratamiento efectivo.

Lo que es bueno para nuestro corazón, también es bueno para nuestro cerebro.

Estas pautas cubren los aspectos físicos y mentales para prevenir la demencia, pero se centran especialmente en el lado físico de la ecuación porque “lo que es bueno para nuestro corazón, también es bueno para nuestro cerebro”. Sorprendentemente, la recomendación también tira por la borda varias creencias relacionadas con la sabiduría convencional.

Entre estas, la evidencia que relaciona el entrenamiento cognitivo(que es bastante popular hoy en día) con un menor riesgo de demencia es de “muy baja a baja”.

La OMS describió la demencia como el mayor desafío para la salud de esta generación.

La organización explicó que la demencia es una enfermedad marcada por un deterioro en la función cognitiva más allá de lo que podría esperarse del envejecimiento normal. La demencia afecta la memoria, el pensamiento, la orientación, la comprensión, el cálculo, la capacidad de aprendizaje, el lenguaje y el juicio. Es el resultado de una variedad de enfermedades y lesiones que afectan el cerebro, como la enfermedad de Alzheimer o un ictus.

“En los próximos 30 años, se espera que la cantidad de personas con demencia se triplique”, dijo el Director General de la OMS, Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus. “Necesitamos hacer todo lo posible para reducir nuestro riesgo de demencia. La evidencia científica reunida para estas Pautas confirma lo que hemos sospechado por algún tiempo; que lo que es bueno para nuestro corazón, también es bueno para nuestro cerebro”.

La OMS afirma que hay 10 millones de nuevos casos de demencia cada año, y esta cifra probablemente se triplicará para 2050. La enfermedad es una causa importante de discapacidad y dependencia entre las personas mayores. “La demencia, puede devastar las vidas de las personas afectadas, sus carreras y sus familias”, según la OMS.

La demencia afecta a más de 50 millones de personas en todo el mundo. La enfermedad inflige una pesada carga económica en las sociedades, y se estima que los costos del cuidado de las personas con demencia aumentarán a 2 billones de euros al año para 2030.

Para contrarrestar la demencia, la OMS recomienda la actividad física, dejar de fumar, beber menos alcohol y comer una dieta saludable y equilibrada. La organización dijo que comprometerse con una dieta mediterránea (cocinar a base de verduras simples, poca carne y un fuerte énfasis en el aceite de oliva) podría ayudar en la prevención de la demencia.

“La dieta mediterránea es el enfoque dietético más ampliamente estudiado, en general, así como en relación con la función cognitiva”, dijo el informe. “Varias revisiones sistemáticas de estudios observacionales han llegado a la conclusión de que una alta adherencia a la dieta mediterránea se asocia con un menor riesgo de deterioro cognitivo leve y enfermedad de Alzheimer, pero una modesta adherencia no”.

El informe también recomendó el manejo adecuado del peso, la hipertensión, la diabetes y la dislipidemia (niveles de colesterol no saludables o desequilibrados) como medidas que podrían reducir el riesgo de demencia y deterioro cognitivo.

“Si bien algunas personas tienen mala suerte y heredan una combinación de genes que hace que sea muy probable que desarrollen demencia, muchas personas tienen la oportunidad de reducir sustancialmente su riesgo al vivir un estilo de vida saludable”, dijo la profesora Tara Spiers-Jones, Reino Unido Dementia Research Director del programa del instituto y subdirector del Centro para el descubrimiento de las ciencias del cerebro en la Universidad de Edimburgo.

A continuación se muestran los aspectos más destacados del informe:

  • La OMS advierte contra los suplementos dietéticos como las vitaminas B y E, los antioxidantes, el omega-3 y el ginkgo para combatir el deterioro cognitivo y la demencia. “La recomendación negativa, que aboga por que las personas no usen vitaminas o suplementos dietéticos (a menos que sean necesarios para un problema clínico) es bienvenida, y es de esperar que evite que muchas personas desperdicien su dinero”, dijo el profesor Tom. Dening, director del Centro para la vejez y la demencia, Instituto de Salud Mental de la Universidad de Nottingham.
  • No hay pruebas suficientes que relacionen la actividad social con una reducción del riesgo de demencia. Sin embargo, el informe enfatizó que la participación social y el apoyo social están fuertemente relacionados con la buena salud y el bienestar individual.
  • Se puede ofrecer entrenamiento cognitivo a los adultos mayores, pero la evidencia que lo relaciona con un menor riesgo de demencia es “muy baja a baja”.

FUENTE: qmayor.com