Las 5 A’s del Alzheimer

Las-5-A-del-Alzheimer

ANOMIA

El síntoma más característico de las afasias es la anomia. La anomia puede entenderse como una dificultad para encontrar las palabras previamente conocidas y utilizadas por el paciente. Esa dificultad puede ser desde muy ligera a severamente incapacitante. En todo caso nos referimos a personas que ven reducido su vocabulario a consecuencia de una alteración neurológica, daño cerebral o enfermedad que repercute en el funcionamiento del sistema nervioso central.

Pero más apropiado que hablar de “anomia” en singular sería emplear el término “anomias” en plural. Existen diferencias cualitativas entre las manifestaciones de la anomia y, cuando menos, podríamos hablar de tres formas de anomia. ¿Por qué tres formas de anomia? Aquí entra en juego un modelo teórico explicativo que podríamos considerar de gran valor heurístico en la clínica ya que ayuda al profesional a comprender, evaluar y diagnosticar los errores en el acceso al vocabulario…

APRAXIA

Alteración adquirida de la capacidad de realizar movimientos proposicionales (con finalidad), con preservación de las capacidades motoras de base (la alteración no se debe a temblor, paresia, distonía, etc.) y un pleno conocimiento del acto a realizar (ausencia de trastornos de la comprensión o intelectivos generales). Se caracterizan por una dificultad en la evocación de la representación global del acto a realizar o por una alteración en la ejecución. Los elementos anómalos producidos reciben el nombre genérico de parapraxias.

AGNOSIA

Consiste en una pérdida de la capacidad de reconocimiento, aunque no es total, pues reconoce ambientes familiares y conserva la orientación personal (sabe su nombre, edad, lugar de nacimiento). Reconoce a su cónyuge y allegados.

AMNESIA

La incapacidad para retener conceptos nuevos y recordar información almacenada con anterioridad es conocida como amnesia o pérdida de la memoria. Esta enfermedad, que se asocia comúnmente a los traumatismos de cráneo, también se origina por ingesta excesiva de drogas y alcohol, bloqueo de vasos sanguíneos (trombosis), histeria luego de una emoción fuerte o por alguna demencia asociada o a la propia enfermedad de Alzheimer. Todas estas causas, de una manera u otra, provocan una desconexión o falta de funcionamiento en los complicados circuitos neuronales de los que se basa el proceso de memoria.

AFASIA

La afasia se define como una pérdida en la función del lenguaje causada por una lesión orgánica del cerebro [1, 2, 3]. En la afasia aparecen alteraciones específicas que se manifiestan de forma variable en alguno, varios e incluso todos los niveles funcionales del lenguaje (fonológico, morfológico, sintáctico, semántico, prosódico y pragmático), originando un déficit patológico en la expresión y/o comprensión del lenguaje oral y escrito.

Fuente: http://www.alzheimeruniversal.eu/