¿Qué papel juega la hidratación en la salud?

El encuentro internacional que se celebra durante estos días en Toledo aborda las últimas investigaciones científicas sobre la importancia de hidratarse adecuadamente, los errores que cometemos y las poblaciones más vulnerables.

La deshidratación se produce cuando perdemos más agua de la que ingerimos, y con frecuencia va acompañada de alteraciones en el equilibrio de electrolitos o sales minerales del organismo.

La necesidad de prestar especial atención a la cantidad de agua y líquidos que ingerimos en momentos vitales como la infancia, embarazo, periodo de lactancia o tercera edad, o las consecuencias derivadas de una ingesta insuficiente de agua y líquidos, son algunos de los temas que se seguirán abordando en este foro.

vaso-de-agua

CINCO RAZONES PARA VIGILAR TU HIDRATACIÓN

1. Una deshidratación a partir de un 2% provoca una disminución de la memoria a corto plazo, descenso del rendimiento físico, fatiga, dolores de cabeza y afección de actividades intelectuales psicomotoras y relacionadas con la atención.

2. La hipohidratación leve produce un incremento significativo de errores menores en la conducción prolongada y monótona.

3. Aumentar diariamente la ingesta de agua y líquidos en personas que sufren dolores de cabeza puede reducir la intensidad y el número de episodios. Por tanto, se recomienda leer la información nutricional y las calorías que aportan las bebidas.

4. Los deportistas deben hidratarse antes del comienzo de los entrenamientos o competiciones. Durante el ejercicio y a partir de los 30 minutos de esfuerzo es necesario compensa la pérdida de líquidos. Por su parte, la rehidratación debe realizarse tras el ejercicio para restablecer la función fisiológica cardiovascular, muscular y metabólica; así como las pérdidas de líquidos y sales acumuladas.

5. En ausencia de actividad física, nuestro organismo pierde entre 2 y 3 litros de líquido al día. Una de las principales diferencias del agua respecto a otros nutrientes es la baja capacidad para almacenarse en nuestro cuerpo, por lo que debe mantenerse en una cantidad prácticamente constante, equilibrando diariamente las pérdidas mediante su ingesta.

Puedes seguir leyendo en www.consalud.es