Consejos para viajar en la tercera edad

La jubilación es una puerta abierta a la realización de aquellos sueños o metas que llevamos postergando demasiado tiempo. Leer, aprender a cocinar, disfrutar de la familia, estudiar idiomas, viajar… Una nueva etapa en la que ni la edad ni la salud debieran servir de excusas o impedimento: Si lo que siempre has deseado es hacer la maleta y viajar por el planeta descubriendo nuevas culturas, degustando platos diferentes y conocer gente nueva, hazlo. Simplemente ten en cuenta tu salud, planifica y ¡disfruta!

grandma-824867_1280

Consejos para viajar en la tercera edad:

  • Medio de transporte: Si vas a viajar en tren o avión procura llegar con tiempo a la estación o aeropuerto para poder disponer del tiempo suficiente para realizar cualquier trámite. Ten en cuenta, además, que en los aeropuertos los desplazamientos pueden ser bastante largos. Solicita silla de ruedas si es necesario para desplazarte o mejor o la asistencia de personal para poder acceder al medio de transporte.
  • Duración del viaje: En ocasiones los desplazamientos pueden resultar muy largos. Pasar muchas horas sentados en el coche, el tren, el autobús o el avión puede provocar problemas musculares o coágulos de sangre en las piernas: Levántate y camina un poco cada dos horas para evitarlo.
  • Medicación: Pregúntale a tu médico qué medicamentos debes llevar encima. No esperes a tu destino para comprarlos puesto que puede resultar complicado. Este punto es muy importante: Planifica qué medicamentos y cuánta cantidad vas a necesitar y revísalo antes de salir de casa.
  • Atención médica: Antes de emprender el viaje investiga los centros médicos del lugar de destino y apunta su dirección. Si viajas al extranjero lleva contigo un informe médico en inglés de las enfermedades que sufres y, si contratas algún seguro médico, infórmate bien de las coberturas que incluye. Lleva encima siempre la tarjeta individual sanitaria. Si el destino es de la Unión Europea deberás portar también la tarjeta sanitaria europea.
  • Vestimenta: Ten en cuenta la estación del año en la que te encuentras. Viaja siempre con ropa cómoda, en verano recurre a ropas holgadas y ten a mano ropa de abrigo.
  • Alimentación: El sentido común es el mejor de los consejos: Sigue la misma dieta que en tu hogar, busca los alimentos que toleras bien y si te das algún capricho que sea aislado y que no sea nocivo para tu salud. Evita los excesos. Ten en cuenta, además, que tu cuerpo está acostumbrado a una dieta estricta y el cambio de la misma puede acarrear problemas. En los restaurantes pregunta por los menús especiales: Dietas sin sal, cocina a la plancha, más hidratos de carbono, platos poco picantes, etc.
  • Alojamiento: Busca un alojamiento con instalaciones accesibles para poder desplazarte con seguridad y encontrarte cómodo.

FUENTE: www.bida-osoa.com