La actividad física mejora la memoria

El ejercicio para un cerebro sano.

Esta demostrado que el ejercicio puede ofrecer alguna ayuda una vez que la memoria comienza a disminuir, e incluso mejorar la vida de personas con la enfermedad de Alzheimer. Hacer deporte disminuye los niveles de una proteína vinculada al riesgo de desarrollar Alzheimer, y además, mejora la calidad de vida de personas que se encuentran en las etapas iniciales de la enfermedad.

El ejercicio aeróbico regular podría ser una fuente de juventud para el cerebro

afirma Laura Baker, especialista en Neurociencia Cognitiva de la Escuela de Medicina Wake Forest en Carolina del Norte, que habló de ello en la Conferencia Internacional de la Asociación de Alzheimer:

 “…una mejoría en el flujo sanguíneo a través del ejercicio brinda beneficios al cerebro que aminoran este padecimiento“.

Se determinó que el ejercicio contrarresta la formación de nudos de proteína que generan el Alzheimer. Logrando un descenso del 14 por ciento de esa clase de proteínas.

Los médicos siempre han aconsejado que la gente se mantenga activa conforme envejezca. El ejercicio es bueno para el corazón, lo cual a su vez es bueno para el cerebro. Muchos estudios muestran que la actividad física puede mejorar el proceso cognitivo en personas ancianas sanas, y posiblemente disminuir el riesgo de desarrollar demencia.

 

 

Senior couple on country bike ride

¿Cuánto ejercicio debe realizarse?

En diversos trabajos en Carolina el Norte, Dinamarca y Canadá, personas participantes tuvieron de 45 minutos a una hora de ejercicio aeróbico tres a cuatro veces a la semana, y los resultados fueron comparados con ancianos que se apegaron a su agenda usual.

Asimismo, un tercer ensayo reciente realizado en Canadá trabajó con 71 personas que sufrieron accidentes cerebrovasculares. A la mitad se les asignó ejercicio regular, logrando los mismo resultados beneficiosos para la memoria además de en la atención selectiva. Baker estudió a esos 71 adultos mayores que eran sedentarios y tenían cambios en su capacidad de memoria difíciles de detectar, conocidos como deterioro cognitivo leve, que pueden incrementar el riesgo de desarrollar Alzheimer.

FUENTE: http://www.cuidamosburgos.es/