Envejecer no es sinónimo de demencia

El envejecimiento es un proceso degenerativo multiorgánico, debido a la combinación de factores genéticos y ambientales muy diversos. Hay distintas teorías sobre el envejecimiento, según la teoría Mecanicista el envejecimiento es el resultado de la acumulación estocástica de errores moleculares, que producen mutaciones y alteraciones de la recombinación durante la división celular y modificaciones después de la traducción de proteínas… Para la teoría Evolucionista es la consecuencia inevitable de la optimización evolutiva y finalmente existe la teoría Intermedia para la que el envejecimiento es el resultado de una programación genética que a modo de reloj biológico determina el tiempo vital de cada organismo.

30786a44d7752352ca0d4c2cf29f09e8

El cerebro, como todos los órganos de nuestro cuerpo envejece, pero a diferencia de otros, cómo un hígado o un riñón, el sustrato anatómico y funcional del envejecimiento cerebral es aún desconocido, debido en parte a que no todos envejecemos de igual manera, el envejecimiento no afecta globalmente a todo el cerebro sino a partes concretas, existe coexistencia de enfermedades específicas de comienzo tardío y además las personas desarrollan estrategias funcionales compensatorias, para sobrellevar los fallos del envejecimiento cerebral.

Cuando el cerebro envejece se producen alteraciones de memoria, baja la rapidez de razonamiento y pensamiento y se alteran las capacidades ejecutivas.

Envejecer no es sinónimo de demencia, pero en muchos casos da lugar a un continuo de diferentes situaciones que evolucionen hacia la demencia. Ese continuo tiene diferentes fases:

  • Quejas subjetivas de memoria (QSMP)
  • Deterioro cognitivo leve (DCL)
  • Fase prodrómica de la demencia (FPD)
  • Demencia

Puede seguir leyendo aquí.

FUENTE: Fundación CIEN