La artrosis: intervención quirúrgica, ¿sí o no?

La artrosis, un mal generalizado y aceptado que como suele decirse ‘no mata, pero mortifica’, se produce por un desgaste del cartílago que hace de amortiguador y que protege los extremos de los huesos favoreciendo el movimiento de la articulación. La superficie del cartílago se rompe y se desgasta, lo que provoca que los huesos se muevan uno contra otro generando dolor e inflamación con la consecuente pérdida de movimiento de la articulación y la deformidad de ésta.

artrosis

¿Cuándo podríamos empezar a hablar de recurrir a la intervención quirúrgica? El médico será quien valore esta opción mediante pruebas diagnósticas (radiografías, resonancia magnética, contraste,…) que objetivarán el grado de afectación de la articulación.

¿Todo es operable? La respuesta es no. Hay muchas articulaciones que sufren desgaste, pero no por ello deben ser sometidas a recambio. Las más habituales son las intervenciones quirúrgicas por recambio de cadera o rodillas. Son operaciones complejas, pero que tienen una tasa de éxito elevada. El objetivo de la intervención es mejorar y eliminar el dolor producido por el desgaste y corregir la deformidad creada por ésta.

artrosis_2

Intervención quirúrgica, ¿sí o no? Hay que valorar los pros y los contras que nos ofrece el recambio de una articulación dolorosa, estar informado del proceso que se seguirá y del criterio médico, pero sobre todo saber como paciente qué es lo que queremos para nosotros mismos.

Lee el artículo completo aquí.