Los beneficios del ejercicio físico en las personas mayores y ancianos

El ejercicio físico no es una actividad exclusiva de la gente joven y adulta, sino que comprende un sector de la sociedad, cada vez más amplio, que es la gente de la tercera y cuarta edad (entendemos como tercera edad aquellas personas que están en la franja de edad entre los 65 y 75 años, y como cuarta edad aquellas que superan los 75). Se trata de un colectivo que, generalmente, se caracteriza por tener una propensión al sedentarismo y que en muchas ocasiones desconoce qué tipo de ejercicio es el adecuado.

10559778_686312994751029_680286225226766162_n

El movimiento nos proporciona una serie de beneficios:

  • Liberación de tensiones musculares.
  • Disminución de la fatiga mental por estrés.
  • Ayuda a liberar endorfinas (los neurotransmisores del bienestar).
  • Mantiene un tono muscular óptimo.
  • Acelera el proceso de recuperación de las lesiones.
  • Actúa como mecanismo de prevención frente a enfermedades cardiovasculares y osteoarticulares.

El movimiento es vida, y marca el inicio de un camino repleto de movimiento y salud.