La discapacidad por daño cerebral se mejora y minimiza gracias a la rehabilitación.

La rehabilitación puede mejorar y minimizar las secuelas del daño cerebral:

Cada año aparecen en España 120.000 nuevos casos de ictus, afectando a las estructuras encefálicas de en personas que han nacido sin ningún tipo de daño cerebral, y convirtiéndose en la principal causa de discapacidad en el adulto.

Las secuelas de esta patología son múltiples. Dependiendo de la gravedad y de la zona afectada, se manifiestan en trastornos de la movilidad, de comunicación, déficits cognitivos, alteraciones emocionales o de la conducta. Esta combinación de secuelas imposibilita la realización de actividades de la vida diaria en un 60% de los casos y la discapacidad severa o total en un 45%.

El tratamiento debe ser precoz e iniciarse en la fase aguda, después de haber sufrido la lesión. Además, el tratamiento debe continuarse en la fase sub-aguda y controlarse en la fase de cronicidad. Los pacientes deberían ser atendidos en centros hospitalarios con unidades de rehabilitación de daño cerebral, para poder minimizar la discapacidad y que las personas puedan reintegrarse en la familia y en la sociedad.

rehab
Enlace al artículo:
http://ow.ly/DgUda