Síntomas de alarma de la enfermedad de Parkinson

La enfermedad de Parkinson, que tiene una base neurológica, se origina por el progresivo deterioro de las neuronas encargadas del control del movimiento muscular y de la recompensa neuronal. Dado que el diagnóstico precoz tiene una gran importancia en el desarrollo y el curso de la enfermedad, conviene prestar atención a algunos síntomas tempranos que nos pueden ayudar a reconocer si estamos frente un caso de Parkinson o no.

parkinson_manos

Síntomas a los que prestar atención:
  • Temblores: ocurren, habitualmente, en las extremidades que están en reposo o que se extienden, pero también pueden darse en los dedos, los labios o el mentón.
  • Alteraciones de la conducta de sueño: se incrementaría el nivel de actividad y movimientos mientras se está dormido, pudiendo llegar a caerse de la cama con cierta frecuencia.
  • Alteración de la marcha: se incrementa la sensación de rigidez en el tronco y en las extremidades, lo que trae consigo una mayor dificultad para iniciar, controlar y continuar los movimientos.
  • Encorvamiento de la espalda: al levantarse se experimenta un cambio en la postura, haciéndose visible un encorvamiento de la espalda, que ha aparecido de forma más o menos repentina.
  • Estreñimiento: sufrir estreñimiento cuando siempre se ha ido bien de vientre, podría ser un síntoma de Parkinson, debido al enlentecimiento de los músculos intestinales y abdominales.
  • Mareos o desmayos: que suele relacionarse con la tensión arterial baja que provoca la enfermedad. Son frecuentes en el momento de levantarse de una silla o de la cama. En ocasiones, provoca babeo, sudoración y alteraciones en la temperatura corporal.

Podéis leer acerca de ellos: aquí.