Recomendaciones para cuidadores.

Recomendaciones para cuidadores familiares de personas mayores y enfermos de Alzheimer u otras demencias.

FL49005710_XS

  • El cuidador familiar tiene que cuidarse para seguir cuidando. Para tomar las decisiones relacionadas con la salud y el bienestar de la persona a la que está cuidando, es importante que el propio cuidador tenga un buen nivel de salud y energía, y así poder ofrecer una respuesta rápida a las necesidades del enfermo, que suelen cambiar con frecuencia.
  • Las dificultades en la comunicación que presentan estos pacientes pueden llegar a ser frustrantes para el cuidador y para el enfermo.
  • Es normal que, en las etapas finales de la enfermedad, tengamos que tomar decisiones sobre las finanzas, la búsqueda de un alojamiento alternativo, o temas relativos a seguros médicos o de vida.
  • La persona a la que estamos cuidando debe poder aceptar o rechazar los alimentos, la ayuda y el apoyo emocional que le estamos dando. Las pautas que tiene que mantener sí o sí el cuidador tendrían que ver con la higiene, la seguridad y en atender las demandas del enfermo.

Cuidar de un familiar que sufre la enfermedad de Alzheimer, puede resultar una experiencia dura y que provoca un gran desgaste. Pero también es una situación que proporciona momentos agradables y que nos hace sentir muy bien con nosotros mismos. Es importante ser consciente de los aspectos positivos y negativos que vamos a vivir juntos.

Lee el articulo completo, aquí.