Valencia pide por unanimidad al Consell revisar el copago en servicios sociales.

Cada día son más los municipios valencianos que se rebelan contra el nuevo sistema de copago impuesto por la Generalitat a los discapacitados. Rechazan el cobro adicional en función de la renta de los discapacitados. La Generalitat, una de las autonomías españolas que se han apresurado a regularlo y cobrarlo, espera unos ingresos adicionales de 15 millones de euros.

La lista de municipios declarados en rebeldía es cada vez más amplia. Valencia, primera capital de la autonomía, se unió este viernes a este grupo de localidades. Los socialistas llevaron al pleno municipal una moción en la que pedían la derogación del decreto que regula el sobrepago y el Gobierno local, presidido por la popular Rita Barberá, recogió la propuesta.

El Ayuntamiento de Valencia prestará los mismos servicios en los centros ocupacionales sin más desembolsos por parte de los discapacitados. A la vez solicita al Consell que revise el decreto que regula el copago.

1391171488_086445_1391188992_noticia_normal

El vicepresidente del Consell, José Ciscar, se refirió tras el pleno del Consell a la reacción municipal contra el copago. “No se están oponiendo a la participación o el copago sino que tienen dudas en el sistema de aplicación”, dijo.

Las familias denuncian el empobrecimiento que provocará la aplicación del copago, pues hay casos en los que los discapacitados pagan hasta el 90% del coste de la plaza.