El clima local afecta a la eficacia de los insecticidas contra la malaria

Actualmente, el método que resulta más eficaz para erradicar la malaria consiste en eliminar el mosquito adulto vector de transmisión mediante el uso de mosquiteras tratadas con distintos tipos de insecticidas y con aerosoles residuales interiores. Pero los especialistas temen que pueda producirse un aumento de la resistencia de los mosquitos a estos productos, lo que daría lugar a un resurgimento de la enfermedad, y por ello resulta prioritaria la investigación dirigida al desarrollo de nuevos insecticidas y formulaciones

En esta línea, un estudio dirigido por Krijn Paaijmans, del CRESIB-Hospital Clínic, centro de investigación de ISGlobal, y que acaba de salir publicado en la revista científica PLoS Pathogens, sostiene que las condiciones microclimáticas más relevantes son factores a tener en cuenta a la hora de aumentar la eficacia en el uso de los insecticidas y aerosoles contra los mosquitos de la malaria.

Como exlica Paaijmans, “la actividad metabólica del mosquito, implicado en la degradación de los insecticidas, y la sensibilidad del sistema nervioso en sí son altamente dependientes de la temperatura. Por lo tanto, la temperatura del ambiente tiene el potencial de afectar a la toxicidad de una sustancia química“.

Los productos químicos son herramientas poderosas para el control de la malaria y otras enfermedades transmitidas por vectores, como el dengue, la leishmaniasis y la enfermedad de Chagas. El estudio de investigación dirigido por Paaijmans concluye que, para aumentar la eficacia de las herramientas químicas para el control de vectores, debe tenerse en cuenta el coeficiente de temperatura de los productos químicos desde el principio de la prueba.

malaria_600NCC2-1