Las competencias de la Ayuda Domiciliaria

home_care_1

La ayuda domiciliaria se ha convertido en un imprescindible para cubrir todas aquellas necesidades asistenciales que surgen en el entorno de las personas mayores o personas con dependencia. La ayuda a la dependencia ha proporcionado apoyo económico y asistencial en los últimos años a todas aquellas personas que tienen a su cargo un familiar con dependencia.

Pero la ayuda proporcionada no cubre muchas necesidades que están latentes en el día a día, por ello, el sector doméstico ha accedido a puestos de trabajo más especializados y se ha formado en cuidados geriátricos con el pretexto de cubrir jornadas más largas y atender otro tipo de cuidados.

La ayuda a domiciliaria ha crecido a un ritmo continuado desde el 2002, pero la situación social de España ha hecho que este crecimiento haya menguado en los últimos años. Con todo, las familias cada vez son más conscientes que las personas dependientes necesitan de cuidados especializados y que el personal debe ser el adecuado para ello.

No obstante, hoy por hoy, el sector social en general y la Ayuda a Domicilio en particular, gozan de baja valoración social, lo cual no se corresponde con el rigor en la satisfacción de los clientes. Por ello, el reconocimiento de las competencias profesionales es una gran oportunidad para este perfil de trabajadores/as.

El RD 1224/ 2009 del 17 de Julio de reconocimiento de las competencias profesionales adquiridas por la experiencia laboral recoge su objetivo principal: “Facilitar a las personas el aprendizaje a lo largo de la vida y el incremento de su cualificación profesional, ofreciendo oportunidades para la obtención de una acreditación parcial acumulable, con la finalidad de completar la formación conducente a la obtención del correspondiente título de formación profesional o certificado de profesionalidad”.